Menú Principal

Síndrome de inmunodeficiencia adquirida (VIH/SIDA)

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es un retrovirus que infecta las células T del sistema inmune del ser humano, destruyendo o alterando su función. La infección por VIH tiene 2 etapas, la “portación asintomática”, la cual se caracteriza por un período de latencia clínica y la etapa Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida o SIDA, en la cual se presentan infecciones oportunistas y neoplasias. Se puede tardar de 10-15 años para que una persona infectada por el VIH desarrolle el SIDA. La incorporación del tratamiento antirretroviral mejora la sobrevida de las personas infectadas.

El VIH puede transmitirse por las relaciones sexuales vaginales, anales u orales con una persona infectada, la transfusión de sangre contaminada o el uso compartido de agujas, jeringuillas u otros instrumentos punzantes. Asimismo, puede transmitirse de la madre al hijo durante el embarazo, el parto y la lactancia.

La vigilancia de la VIH/Sida se justifica porque:

  • – Es una enfermedad que se puede prevenir.
  • – Posee una carga de enfermedad importante, disminución de la calidad de vida y muerte.
  • – Afecta en mayor proporción a una población económicamente activa.
  • – Presenta elevados costos asociados al tratamiento.
  • – Permite evaluar el impacto de las medidas de prevención y control.

La Vigilancia epidemiológica de VIH/SIDA, tiene como objetivo conocer la magnitud, tendencia y características de la epidemia en nuestro país, los factores de riesgo para adquirir la infección por VIH y vías de transmisión. Este conocimiento permite evaluar el impacto de las medidas de prevención y control realizadas en Chile.
Referencias:
1. Chile. Ministerio de Salud. Depto. de Epidemiología. Circular de vigilancia epidemiológica del VIH/Sida, octubre 2010.
2. World Health Organization (WHO). Topics HIV/AIDS. Disponible en: http://www.who.int/topics/hiv_aids/en/