Menú Principal

Tuberculosis

Agente etiológico

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa crónica producida por el Mycobacterium tuberculosis, variedad humana, bacteria aeróbica estricta de crecimiento lento, muy resistente a las bajas temperaturas y la desecación, pero sensible a la luz ultravioleta y el calor. El reservorio de la enfermedad está fundamentalmente constituido por los seres humanos sanos infectados con M. tuberculosis, a partir de los cuales se producirán casos activos de enfermedad.

tb1headImagen: Así se observa Mycobacterium tuberculosis en la baciloscopía. Fuente: Vecchiola H Maggie. Mycobacterium tuberculosis. Rev. chil. infectol. [Internet]. 2010 Dic [citado 2016 Ene 22] ; 27( 6 ): 539-540. Disponible en: http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0716-10182010000700008&lng=es. http://dx.doi.org/10.4067/S0716-10182010000700008.

Los enfermos de tuberculosis pulmonar activa, que eliminan bacilos de la tuberculosis al exterior a través de la tos u otras acciones que eliminen aerosoles al ambiente, constituyen la fuente de infección. Las personas susceptibles cercanas a esta fuente de infección, inhalan estos bacilos suspendidos en el aire y pueden ser infectados.

No todas las personas expuestas al bacilo de Koch se infectan, y de las que lo hacen solo un 10% progresará a enfermedad, especialmente dentro de los dos primeros años de la infección. El otro 90% de los infectados mantendrá la infección en forma latente contenida por su sistema inmunitario.

Existen ciertos grupos poblacionales que tienen mayor riesgo de progresar desde una infección tuberculosa a enfermedad activa: las personas con un sistema inmune deteriorado, como son los infectados con el VIH, diabéticos, usuarios de medicamentos inmunosupresores tiene un riesgo mayor que la población general. Así también las condiciones de pobreza, malnutrición y hacinamiento son determinantes sociales que influyen en la imposibilidad de controlar la infección. Poblaciones privadas de libertad, inmigrantes de países de alta endemia, pueblos indígenas, adultos mayores, personas en situación de calle, personas con abuso o dependencia de drogas y alcohol, entre otras, son grupos poblacionales con una mayor vulnerabilidad para enfermar.

En Chile el 80% de los casos de tuberculosis son de localización pulmonar. El resto son extra pulmonares, localizada en cualquier órgano, pero más frecuentes en pleura, ganglios y aparato genitourinario.

La sintomatología varía según localización y es bastante inespecífica. La tuberculosis pulmonar se presenta con síntomas generales y respiratorios inespecíficos, de los cuales los más frecuentes son la tos y la expectoración de más de dos semanas de evolución. También puede presentar compromiso del estado general, fiebre, sudoración nocturna y baja de peso. La tuberculosis extra pulmonar tendrá síntomas asociados al órgano que afecta.

Cuando la enfermedad no es tratada, es de mal pronóstico. Los casos pulmonares confirmados por baciloscopía, no tratados, presentan una letalidad cercana al 50% en el plazo de 2 años. Sin embargo, el diagnóstico precoz y el tratamiento completo posibilitan una curación mayor al 90% de los casos.

Referencias:
1. Programa Nacional de Control y Eliminación de la Tuberculosis. Manual de Organización y Procedimientos del PROCET. Ministerio de Salud. 2015.

Actualizado el 2 de febrero de 2016.