Menú Principal

Trabajadores y trabajadoras

ANTECEDENTES

En un escenario mundial de una transición epidemiológica en la mayor parte de los países, con un aumento sostenido de la carga por enfermedades no transmisibles (ENT), ya catalogado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una pandemia(1), que son causa del 71% de las muertes en el mundo, más de 15 millones corresponde a muertes “prematuras” (entre 30 y 69 años de edad)(2).

Las enfermedades que concentran a nivel mundial la mayoría de las muertes por ENT son las cardiovasculares (17,9 millones cada año), seguidas del cáncer (9,0 millones), las enfermedades respiratorias (3,9 millones) y la diabetes (1,6 millones), todos ellas son responsables de más del 80% de todas las muertes prematuras por ENT. El consumo de tabaco, la inactividad física, el uso nocivo del alcohol y las dietas malsanas aumentan el riesgo de morir a causa de una de las ENT.

Dentro de las enfermedades no transmisibles agudas se encuentran los traumatismos y envenenamientos, incluyendo los traumatismos por accidentes del tránsito y de origen laboral, que según estimaciones de la OMS pasaran a ser la quinta causa principal de mortalidad el 2030(3).

Las primeras estimaciones mundiales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT)(4), de las enfermedades y los traumatismos que provocaron muertes relacionadas con el trabajo, muestran que la cifra llega a 1,9 millones de personas en 2016, el 81% de ellas son por enfermedades no transmisibles y sus principales causas fueron enfermedad pulmonar obstructiva crónica (450 000 muertes); accidente cerebrovascular (400 000 muertes) y la cardiopatía isquémica (350 000 muertes). Los traumatismos ocupacionales causaron el 19% de las muertes (360 000 muertes).

Es importante tener en cuenta que el trabajador y la trabajadora se encuentra expuesto no solo a las condiciones de su hogar y entornos de vida, sino también a las condiciones del o los lugares donde trabaja o estudia, todos ellos pueden producir diferentes impactos en su salud que se evidencian a través de problemas de salud comunes o asociados o definidos con laborales.

A los problemas de salud anteriores se agregan los accidentes y enfermedades a consecuencia de inadecuadas condiciones de trabajo, que según estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el estrés, las horas de trabajo excesivamente largas y las enfermedades contribuyen a la muerte de casi 2,8 millones de trabajadores cada año, mientras que otros 374 millones de personas se lesionan o enferman debido a sus trabajos.
Es importante tener en cuenta que los riesgos laborales, incluidos los físicos como el calor, el ruido; los químicos como el polvo, los productos químicos peligrosos; los ergonómicos las máquinas inseguras; los psicosociales como el estrés, provocan enfermedades profesionales y también pueden agravar o desencadenar otros problemas de salud. Las condiciones de empleo, la ocupación y la posición en la jerarquía del lugar de trabajo también afectan a la salud. Las personas que trabajan bajo presión o en condiciones de empleo precarias son propensas a fumar más, realizar menos actividad física y tener una dieta poco saludable (5)(6).

En el estudio anterior se incluyen 19 factores de riesgo ocupacionales, apareciendo como el principal riesgo la exposición a largas jornadas laborales, que estuvo vinculada a unas 750.000 muertes. La principal exposición en el lugar de trabajo fue la contaminación del aire (partículas en suspensión, gases y humos) que provocó 450.000 muertes.

A nivel mundial, las enfermedades respiratorias crónicas, los trastornos del aparato locomotor, las pérdidas de audición provocadas por el ruido y los problemas de la piel son las enfermedades ocupacionales más comunes(7).

Por otra parte, se estima que más de la mitad de los afectados por enfermedades crónicas no transmisibles son menores de 70 años y la cuarta parte menores de 60, siendo actualmente los más vulnerable los hombres y mujeres adultos de edad madura de escasos ingresos, situación que sería consecuencia de la acumulación de factores de riesgo en edades anteriores(8). En general, no se piensa que esta carga de problemas de salud pudiera estar relacionada o agravada por la exposición a los factores de riesgos del trabajo a que estado sometido la persona a lo largo de su vida laboral.

Adicionalmente, problemas de salud no transmisibles como diabetes, enfermedades cardiovasculares, cánceres y lesiones producto de accidentes de tránsito se encuentran dentro de las causas más frecuentes de discapacidad, la que se estima afecta a un 10% de la población mundial. Este número se incrementa progresivamente debido al crecimiento de la población, al envejecimiento y al crecimiento de las enfermedades crónicas y tratamientos que preservan y prolongan la vida, generando entonces una mayor demanda de servicios de salud y rehabilitación(9).

En este escenario es importante que la vigilancia de salud de los trabajadores y trabajadoras incluya tanto temas de salud de origen común como laboral, que permita también evaluar la existencia de interacción entre ambos.


[1] Organización Mundial de la Salud, 2008.  2008-2013. Action Plan for the Global Strategy for the Prevention and Control of Noncommunicable Diseases (datos 2005). Disponible en: http://www.who.int/mediacentre/events/2008/wha61/issues_paper2/en/index.html.  Fecha de última consulta: 27 de abril 2010.

[2] Organización Mundial de la Salud, 2018.  Situación de ENT a nivel mundial.  Fecha de última consulta: 12 de febrero 2020. https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/noncommunicable-diseases

[3] Organización Mundial de la Salud. Informe sobre la Situación Mundial de la Seguridad Vial. Ginebra, 2009.

[4] Organización Mundial de la Salud y Organización Internacional del Trabajo. Estimaciones conjuntas de la OMS y la OIT sobre la carga de morbilidad y traumatismos relacionados con el trabajo, 2000-2016: Informe de seguimiento mundial. Fecha de última consulta 03 de noviembre 202.  https://www.ilo.org/global/about-the-ilo/newsroom/news/WCMS_819802/lang–es/index.htm

[5] ONU https://news.un.org/en/story/2019/04/1036851

[6] safety and health at the heart of the future of work building on 100 years of experience   https://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—dgreports/—dcomm/documents/publication/wcms_686645.pdf

[7] https://www.who.int/topics/occupational_health/es/

[8] Organización Mundial de la Salud. Prevención de las Enfermedades Crónicas: una Inversión Vital, 2009. Disponible en: www.who.int/chp/chronic_diseases_report/en/. Fecha de última consulta: diciembre 2009.

[9] Organización Mundial de la salud. Disability and Rehabilitation WHO Action Plan 2006 -2011. Disponible en: http://www.who.int/disabilities/publications/dar_action_plan_2006to2011.pdf. Fecha de última consulta: 27 de abril 2010.