BRUCELOSIS

ANTECEDENTES

La Brucelosis es una enfermedad que afecta a los animales y que, incidentalmente se transmite al ser humano, quien juega un papel mínimo en su propagación. Esta patología permanece como la mayor y más difundida zoonosis en el mundo.

En los países del Mediterráneo y Medio Este la incidencia anual de brucelosis humana varía desde <1 a 78 casos por cien mil hab.; sin embargo, 550 casos han sido reportados de áreas endémicas en las cuales no han sido aplicadas medidas de control en los animales. Por otra parte, sobre 77 casos por cien mil hab. han sido informados en países del sur de Europa donde las medidas de control de animales son obligatorias.

La brucelosis animal puede generar barreras en la comercialización de los animales y sus productos, lo cual podría alterar seriamente el desarrollo socioeconómico, especialmente de los pequeños ganaderos, el sector más vulnerable en muchas poblaciones rurales. Por esta razón, la OMS y otros organismos han establecido planes para eliminar la Brucelosis de ovinos, caprinos y bovinos tanto en Europa como en América Latina.

Los programas de control y erradicación de la Brucelosis bovina tienen un marcado efecto en la incidencia de la infección humana. Se puede citar como ejemplo lo ocurrido en Dinamarca, donde se notificaban alrededor de 500 casos por año entre 1931 y 1939, la erradicación de la Brucelosis en animales, condujo a la erradicación de esta enfermedad en humanos en 1962.

En Chile, el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) inició el control de la Brucelosis bovina en 1975, como parte del Programa decenal de salud animal, y en 1982 inició el Sistema de Certificación de Predios Libres de Brucelosis en las regiones ganaderas IV a X. El impacto del Programa se evidencia, con la disminución de la prevalencia de la Brucelosis bovina de 7% (1975) a 2.9%(1982). No obstante, la estabilización de la prevalencia (2.4% en 1991), preocupó a las autoridades del SAG razón por la cual en 1991 se inició un Programa de Erradicación de la Brucelosis bovina en el país.

Esta enfermedad es de notificación obligatoria en muchos países, sin embargo, las estadísticas oficiales no reflejan el número real de personas infectadas, por lo que se estima que la verdadera incidencia sería de 10 a 25 veces más alta que la indicada. Los casos a menudo no son reconocidos y son tratados como "fiebre de origen desconocido".

En Chile, en los últimos 17 años, las Tasas de Notificación se han mantenido fluctuantes, entre 0.01 por cien mil hab. (1984 y 1986) y 0.21 por cien mil hab.(1991). En 1997, la tasa alcanzó a 0.09 casos, ligeramente superior al año anterior, tal como se indica en el Gráfico Nº 1:

Gráfico Nº 1

wpe9.jpg (15268 bytes)

Fuente: Anuario de Enfermedades de Notificación Obligatoria(1987-1996), Base de Datos Dpto. de Coordinación e Informática.
Elaboración Dpto. de Epidemiología. 1998. MINSAL

 

El aumento en las Tasas de Notificación del último decenio, en relación al anterior, se debe probablemente tanto a una mejoría en la notificación como un mejor diagnóstico de la enfermedad, más que a un aumento real de la misma.

En relación a la mortalidad por esta zoonosis, en Chile, entre 1990 y 1996 no se registraron muertes por esta causa.

 

AGENTE CAUSAL

El agente causal, Brucela sp. es un cocobacilo, aeróbico, Gram negativo, el cual infecta en forma primaria a los animales. En la actualidad, se conocen 7 especies: Brucela melitensis, Brucela abortus, Brucela suis, Brucela neotomae, Brucela ovis, Brucela canis y Brucela maris. Las tres primeras,denominadas "brucelas clásicas", se han subdividido a la vez en biotipos, que se distinguen por sus características bioquímicas y/o comportamiento frente a los sueros monoespecíficos A (abortus) y M (melitensis).

wpeA.jpg (4103 bytes)

Brucela melitensis: el agente responsable de la mayoría de los casos humanos diagnosticados bacteriológicamente, se subdivide en 3 biotipos (1-3) y se conoce como la especie más patógena e invasiva, que afecta comúnmente a las cabras.

Brucela abortus, es la principal responsable de la brucelosis bovina, se subdivide en 8 biotipos (1-9, ya que se suprimió el biotipo 8); por ser menos patógena, se ha relacionado hasta ahora con infecciones leves y con un alto porcentaje de casos asintomáticos, característicos de individuos profesionalmente expuestos.

Brucela suis se subdivide en 4 biotipos (1-4).

El reciente aislamiento de B.maris, característica de los mamíferos marinos, ha extendido el rango ecológico de esta bacteria.

Aunque muchos países han erradicado B.abortus del ganado bovino, en otras áreas, la infección por B. melitensis está emergiendo como un importante problema de Salud

Pública, debido principalmente a que la vacuna B.abortus (para el ganado) no protege efectivamente contra la infección por B. melitensis. Un problema similar ha surgido en Brasil y Colombia, donde la infección por B. suis biovar 1 ha aparecido también en los bovinos.

Debido a que cada Brucela sp. tiene rasgos epidemiológicos característicos, con cada nuevo tipo incrementa la complejidad de la interacción con el ser humano. El cuadro de estas interacciones permanece incompleto, ya que tipos nuevos pueden emerger y los ya existentes se adaptan a los cambios.

 

 

CUADRO CLÍNICO

El período de incubación es usualmente de 1 a 3 semanas, pero eventualmente puede ser de varios meses. La enfermedad puede ser leve y autolimitada o severa. Se caracteriza por comienzo agudo o insidioso, fiebre continua, intermitente o irregular de duración variable, sudor nocturno, fatiga, anorexia, pérdida de peso, cefalea, artralgia y malestar generalizado.

La sintomatología de la brucelosis es parecida a la de otras enfermedades febriles, pero con un marcado efecto en el sistema músculo esquelético. Las complicaciones osteoarticulares se observan en 20-60% de los casos, la manifestación articular más común es la sacroileitis. Los síntomas urogenitales pueden dominar la presentación clínica en algunos pacientes, de los cuales, las formas más comunes son la orquitis y la epididimitis. Sin tratamiento, la tasa de letalidad es de menos de 2% y por lo común, sucede a consecuencia de la endocarditis.

La duración de la enfermedad varía desde una pocas semanas a varios meses y se necesitan pruebas de laboratorio para confirmar el diagnóstico clínico.

Para la definición de caso, la OMS recomienda lo siguiente

 

DIAGNÓSTICO

Las pruebas de laboratorio que apoyan el diagnóstico clínico son:

 

TRATAMIENTO

A pesar de los extensos estudios realizados en los últimos 15 años, la terapia antibiótica óptima para el tratamiento de la brucelosis está aún en discusión.

Debido a que la localización de la brucela es intracelular, para su tratamiento se requiere la asociación de más de un antimicrobiano por varias semanas. La OMS recomienda, para brucelosis aguda en adultos, Rifampicina 600 a 900 mg y Doxiciclina 200 mg por un mínimo de 6 semanas.

Las complicaciones de la infección, tales como meningoencefalitis o endocarditis requieren de una terapia combinada con rifampicina, tetraciclina y un aminoglicósido.

La rifampicina ha sido recomendada como tratamiento de elección para la infección sin complicación en los niños, teniendo como alternativa cotrimoxazol, aunque el uso combinado da mejores resultados.

 

FUENTE DE INFECCIÓN Y MECANISMO DE TRANSMISIÓN

Los reservorios naturales de B.abortus, B.suis y B.melitensis son los bovinos, los porcinos, los caprinos y ovinos respectivamente. El huésped natural de B.canis es el perro, el de B.ovis el ovino y el de B.maris algunos mamíferos marinos.

El consumo de alimentos contaminados, como leche y quesos no pasteurizados; la inhalación de aerosoles infectantes y el contacto con productos de la concepción de animales infectados, son las principales fuentes de infección. Casos de transmisión persona a persona, por trasplante de tejidos o por contacto sexual, son ocasionalmente reportados. Otra forma de adquirir la infección es a través de accidentes con el manejo de vacunas.

La brucelosis humana es, en gran parte, una enfermedad ocupacional de obreros pecuarios, personal de mataderos, matarifes, carniceros y médicos veterinarios.

 

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA

La Brucelosis tiene una distribución geográfica mundial y permanece como un gran problema en la regiones Mediterránea, Asia oeste, algunas zonas de Africa y América Latina. La reciente re-emergencia en Malta y Omán indica lo difícil que es erradicar esta infección. Las ovejas y cabras con sus productos permanecen como la principal fuente de infección, pero B. melitensis en vacas ha emergido como un importante problema en el Sudeste de Europa, Israel, Kuwait y Arabia Saudita.

Aunque los casos notificados de incidencia y prevalencia varían de país en país, la brucelosis bovina causada por B. abortus es la forma más extendida.

En humanos, ovinos y caprinos, la enfermedad causada por B. melitensis es la forma clínica más importante.

 

CONTROL Y PREVENCIÓN

En el humano, el enfoque más racional para prevenir la brucelosis consiste en el control y la eliminación de la infección de los reservorios animales. Parte de la población se protege al exigir la pasteurización de la leche. La prevención en grupos ocupacionales, se basa principalmente en educación y uso de ropa protectora.

Las vacunas usadas hasta ahora en humanos tienen eficacia limitada y en el caso de las vacunas vivas, se asociaron con potencial reactogenicidad.

Merece especial mención la introducción en Chile, en 1997, de la vacuna Cepa RB 51 para uso en ganado bovino la cual tiene como principales ventajas la eliminación de falsos positivos, se puede aplicar a cualquier edad y la inoculación accidental del ser humano no produce la enfermedad.