Menú Principal

Enfermedad de Chagas (tripanosomiasis americana)

Agente etiológico

La enfermedad de Chagas es causada por el Trypanosoma cruzi, un parásito protozoo flagelado, cuyo reservorio es el hombre y algunos mamíferos salvajes. Es una enfermedad zoonótica que puede ser transmitida por insectos hematófagos triatóminos, tales como Triatoma, Panstrongylus y Rhodnius. En Chile el principal vector es el Triatoma infestans, conocido coloquialmente como “Vinchuca”.

El T. cruzi es una especie heterogénea, con diversidad genética y fenotípica, y se ha clasificado en 6 unidades discretas de tipificación que corresponden a subdivisiones genéticas.

– El insecto infectado pica al huésped humano, ingiriendo sangre y defecando al parásito en forma de tripomastigotes metacíclicos, los cuales ingresan dentro del huésped a través de la picadura o a través de membranas mucosas intactas como la conjuntiva.

– Dentro del huésped, los tripomastigotes invaden células cercanas al sitio de inoculación, donde se diferencian en amastigotes intracelulares.

– Los amastigotes se multiplican por fisión binaria.

– Se diferencian en tripomastigotes, siendo luego liberados a la circulación sanguínea, llamándose tripomastigotes sanguíneos.

– Los tripomastigotes sanguíneos infectan células de una variedad de tejidos humanos y se transforman en amastigotes intracelulares en los nuevos sitios de infección. Las manifestaciones clínicas pueden resultar de este ciclo infeccioso. Los tripomastigotes sanguíneos no se replican, lo cual solo ocurre cuando ingresan a otra célula o son ingeridos por otro vector. Los insectos triatóminos se colonizan al alimentarse de sangre infectada por el parásito, ya sea humana o animal.

– Los tripomastigotes ingeridos se transforman en epimastigotes en el intestino medio del vector.

– Se multiplican y diferencian en el intestino medio.

– Se vuelven a diferenciar en tripomastigotes metacíclicos infectantes en el intestino posterior del vector.

El Trypanosoma cruzi, solamente en etapa tripomastigote, se puede encontrar en la sangre de una persona infectada. Los tripomastigotes móviles circulantes se observan fácilmente en placas de sangre fresca anticoagulada en infección aguda, pero rara vez son detectables por microscopia en infección crónica.

Un tripomastigote típico posee un gran cinetoplasto terminal o subterminal, un núcleo centralmente localizado, una membrana ondulada y un flagelo que corre a lo largo de la membrana ondulada, dejando el cuerpo en el extremo anterior. Los T. cruzi miden entre 12 a 30 µm de largo.

Los tripomastigotes pueden verse en el líquido cefalorraquídeo en infecciones del sistema nervioso central (figura C), además el parásito en etapa de amastigote se puede observar en muestras histopatológicas de órganos afectados.

En tejido, el parásito forma amastigotes caracterizados por un único núcleo y cinetoplasto. Los amastigotes de T. cruzi son morfológicamente indiferenciables de aquellos de Leishmania spp. (Figura D)

Figura A: Tripomastigotes T. cruzi en frotis grueso con tinción de Giemsa

Figura B: Tripomastigotes T.cruzi en frotis fino con tinción de Giemsa. Notese la típica forma de C del tripomastigote que caracteriza al T.cruzi en frotis de sangre con fijación.

Figura C: T. cruzi tripomastigote en líquido cefalorraquídeo con tinción de Giemsa

Figura D: T. cruzi amastigotes en tejido cardiaco con tinción de hematoxilina y eosina.

Figura E: T.cruzi epimastigotes en cultivo. Nótese la localización del cinetoplasto anterior al núcleo.

La etapa epimastigote no se observa en humanos, pero puede ser encontrada en el intestino medio de triatomas que han ingerido tripomastigotes de un huésped infectado (Figura E).

Fuente
CDC. Laboratorio de identificación de parásitos de interés en salud pública. https://www.cdc.gov/dpdx/trypanosomiasisamerican/index.html

 


 

Actualizado el 27 de septiembre de 2018.